Las tres funciones principales de los espejos y cómo sacarles partido

Las tres funciones principales de los espejos y cómo sacarles partido

Las tres funciones principales de los espejos y cómo sacarles partido

Los espejos son elementos muy importantes en decoración, son perfectos para dar profundidad a las estancias y para conseguir muchos resultados estupendos.

Es importante elegir un buen espejo, pero también es importante saber dónde colocarlo en función del resultado que queramos obtener. Así que aquí te dejamos las funciones principales de los espejos y unas cuantas claves para que le saques todo el partido a tu decoración:

Hacer espacios más amplios con espejos

Es la función que más destaca de los espejos, y es que cuando el espacio escasea, un espejo puede ayudarnos muchísimo. Visualmente agrandan las estancias y, al reflejar la propia habitación donde se encuentran, aportan una sensación de amplitud y de continuidad a los espacios. Por normal general, cuanto más grande sea el espejo mayor sensación de amplitud tendremos.

En las entradas son básicos, ya que ponerlos mirando hacia la puerta multiplica la sensación de amplitud, y esto en la entrada a una casa es muy importante, ya que va a determinar la manera en la que veamos su interior.

Otra opción estupenda para hacer los espacios más amplios es usar espejos para dividir espacios sin hacerlos pequeños. Es decir, ponerlos cubriendo una puerta corredera, esto creará un efecto óptico que hará que las estancias parezcan mayores.

Estamos muy acostumbrados a poner los espejos apoyados en las paredes, pero al ponerlo en una esquina, redondeará esa esquina y los espacios quedarán más diáfanos, multiplicando la sensación de amplitud y ampliando la perspectiva. Así además, conseguimos sacar partido a una esquina, que suelen ser lugares muy desaprovechados en decoración.

A parte de ampliar el espacio, un espejo también es una herramienta genial para hacer que nuestros techos parezcan más altos, para esto el truco está en colocarlos de manera vertical, inclinándolos un poco para ponerlos mirando al techo. De esta manera los techos parecen mucho más altos.

Ampliar la luz con espejos

¡Bendita luz!
Un espejo es, después de las lámparas, el mejor elemento para trabajar la luminosidad en nuestros ambientes. Los espejos se encargan de propagar la luz natural y podemos jugar con su colocación para iluminar aquellas zonas que, por norma general, suelen quedar más oscuras en nuestras decoraciones.

Aprovechar la luminosidad que nos aporta colocar estratégicamente los espejos es ideal para espacios que por norma general cuentan con poca iluminación, como baños o habitaciones que dan a patios interiores.

Sobre todo cuando se trata de espacios con ventanas pequeñas, o incluso sin ventanas, un espejo puede transformar totalmente la visión del lugar. La mejor opción para sacarle el máximo partido es colocarlo frente a una fuente de luz, para hacer que refleje esa luz y la multiplique. Siempre debemos evitar ponerlo frente a una pared vacía, ya que conseguiremos el efecto contrario, proyectaremos una zona oscura.

Poner dos espejos enfrentados es la opción ideal para que la luz se refleje de uno a otro. Esta opción es ideal para vestidores, ya que aporta muchísima luz y te permite tener todos los ángulos posibles de visión en el espejo.

Dar un toque diferente a una pared aburrida con espejos

No podemos olvidar la principal función de cualquier elemento decorativo: ¡decorar! Una pared vacía puede quedar estupenda con un espejo que llame la atención, que tenga una forma diferente y que tenga un marco que se convierta en el elemento que desvíe la atención, en la pieza central de la composición. Esta idea es muy apropiada para un recibidor, ya que es un lugar en el que nos interesa centrar mucho las miradas.

Para marcar la diferencia resulta clave acabar con los espejos clásicos y adaptar el estilo del espejo a nuestro estilo decorativo general. Apostar por las formas atrevidas e incluso combinar varios espejos a modo de cuadros en las paredes dará a nuestra decoración un toque diferente.

Por último, no podemos olvidar que los espejos generan interés visual, por tanto todo lo que reflejen cobra protagonismo. Sabiendo esto, otra tarea a la que nos puede ayudar un espejo es a resaltar los elementos que le pongamos delante, por ejemplo un jarrón o una figura.

Hay muchas formas de mejorar tu decoración incorporando espejos, encuentra la que más te guste y consigue la decoración que sueñas.

ANTERIOR

Decoración de primavera

SIGUIENTE

Terraza y plantas, claves de decoración en verano